Getsemaní: El aceite que “no tiene precio”

Getsemaní: El aceite que “no tiene precio”

Solo los franciscanos y un pequeño grupo de peregrinos y afortunados pueden probarlo El aceite tiene un sabor dulce y profundo. Cuando se degusta mirando a la Ciudad Vieja de Jerusalén y a la Cúpula de la Roca, el inconfundible domo dorado que sobresale del perfil de las murallas, el gusto es aún más especial. No se encuentra en ninguna tienda del mundo. Sólo los franciscanos y un pequeño grupo de peregrinos y afortunados pueden…

Seguir leyendo