Lo que hay detrás de los ataques de ISIS al patrimonio cultural

Sectarismo simbólico, iconoclastia monoteísta y más motivaciones religiosas. Pero también ocultan el saqueo, aumentar las tensiones políticas para iniciar nuevos conflictos, permitir avances militares estratégicos o empezar una limpieza cultural. Las motivaciones de Estado Islámico (ISIS) a la hora de destruir el patrimonio cultural son varias y todas ayudan a su propaganda.

Incluso cuando se reutilizan los sitios religiosos o se derruyen para enviar el material para otras construcciones. Todo tiene una finalidad, nada es banal. El aumento de los ataques a estos sitios históricos es parte de un plan bien elaborado para “generar apoyos y aumentar potencialmente el reclutamiento para ISIS”, según destaca un estudio publicado por la revista Antiquity .

El aumento de los ataques a estos sitios históricos es parte de un plan bien elaborado

“No son los primeros en publicitar la destrucción del patrimonio en apoyo de objetivos más amplios (algo que ya hicieron los talibanes en 2001 con los Budas gigantes de Bāmiyān), pero sí son los primeros en potenciar el ‘terrorismo de difusión masiva’, donde ciertos eventos son mediatizados y compartidos a través de las redes sociales para mejorar el impacto”, escriben Emma Cunliffe y Luigi Curini.

Los investigadores han recopilado datos de redes sociales (especialmente Twitter) y han analizado ”el sentimiento de las reacciones” provocadas por la destrucción del patrimonio en Oriente Medio entre 2015 y 2016. Ataques como el de Palmira o la destrucción de al menos seis santuarios en Fallujah (Iraq) o un atentado con un hombre bomba en la mezquita de Balili (Yemen), entre otros.

Imagen difundida por el Estado Islámico en la que se puede ver el momento en el que explota el templo de Baal, en Palmira

Imagen difundida por el Estado Islámico en la que se puede ver el momento en el que explota el templo de Baal, en Palmira (LVD)

“La destrucción debe entenderse en un contexto doble: por qué ocurren los ataques y cómo se utilizan en la estrategia mediática de ISIS”, señalan los expertos. Algunas de estas acciones son seleccionadas y debidamente programadas “para coincidir con festivales religiosos islámicos o grandes reveses militares”. “Se asume que son videos dirigidos principalmente al público occidental, aunque tanto la narración como los subtítulos son en árabe”, apuntan.

Solo una pequeña porción de las acciones de Estado Islámico se promueven en los medios. E incluso algunas de ellas ni son reivindicadas por el grupo terrorista. “El elevado número de eventos no publicitados sugiere que la audiencia principal prevista es local o interna, y su principal razón se relaciona con la humillación que ISIS quiere hacer con comunidades”, apuntan.

ISIS quiere generar apoyos y aumentar potencialmente el reclutamiento

“Se enfatizan las situaciones que generan mejores respuestas en el mundo árabe y mayor interés en Occidente, como los ataques a Palmira. Pero, al mismo tiempo, se minimizan ataques a cementerios, que podrían ser costosos en términos de apoyo”, consideran los investigadores tras analizar 4.600 tuits diarios (1,5 millones en total).

Los ataques al patrimonio, dicen los autores, tienen la misma probabilidad de generar apoyo que oposición. “Estos actos juegan un papel clave en el aumento de las divisiones sectarias, y esto tienen efecto en el reclutamiento de nuevos integrantes del grupo”, añaden. El mayor apoyo hacia ISIS, por ejemplo, vino con el atentado en Balili, el 24 de septiembre de 2015.

De los 82 atentados atribuidos a Estado Islámico, el grupo reclamó oficialmente solo 31

El segundo momento clave fue el 10 de agosto de 2015, cuando se difundieron las imágenes de la destrucción de al menos seis santuarios en Fallujah. “Hay algunas evidencias que indican que nuestro foco (occidental) en los sitios históricos pueden alentar una mayor destrucción”, indican Cunliffe y Curini. “Los comandantes de ISIS comentan que atacar los monumentos antiguos ‘hace que todo el mundo’ hable sobre ellos“, señalan.

Ver también:  Melania Trump pide la destitución de una asesora ¿Cuál es la razón?

Los investigadores entienden que si otros grupos terroristas adoptan las estrategias de ISIS, los problemas que ahora se indican “solo pueden volverse más urgentes”. Los ataques discutidos en las redes sociales se dividen en seis tipos: sitios arqueológicos/históricos, mezquitas, cementerios, santuarios, iglesias/monasterios y otros.

El mayor apoyo hacia ISIS en las redes sociales vino con el atentado en Balili, el 24 de septiembre de 2015

De los 82 casos atribuidos a Estado Islámico, el grupo reclamó oficialmente solo 31. “Únicamente en el caso de las destrucciones de santuarios ISIS reclamó más que la mitad, pero raramente reivindicó eventos conectados con iglesias o monasterios (10%)”, apuntan los autores, que ejercen de profesores en la Newcastle University y en la Università degli Studi di Milano.

Los ataques a las iglesias a menudo están clasificados como destruir símbolos de shirk, el pecado de practicar idolatría o politeísmo, y son más difíciles de identificar como atentados de ISIS, lo que limita la discusión en las redes sociales. Los daros estudiados marcan que la discusión aumenta de manera significativa cuando los ataques se llevaron a cabo en las mezquitas (+6590 tuits en comparación con el volumen medio) o sitios arqueológicos (+4261 tuits).

Un integrante de ISIS quita una cruz de una iglesia para poner una bandera del grupo terrorista

Un integrante de ISIS quita una cruz de una iglesia para poner una bandera del grupo terrorista (Antiquity)

 

“Esto sugiere que los únicos eventos que afectan sistemáticamente el sentimiento hacia ISIS se relacionan con los cementerios”, concluyen. En cambio, la destrucción en Palmira no pareció disminuir significativamente el apoyo a Estado Islámico dentro del mundo árabe, pero hizo que aumentara drásticamente la cobertura de esas acciones en todo el planeta. “SE podría considerar que este golpe tuvo éxito propagandístico”, señalan.

Las principales razones por las que la destrucción del patrimonio aumenta el sentimiento positivo hacia ISIS se relacionan con la intención de humillar a otras comunidades, desafía los valores del patrimonio cultural global, reclutar a través de la transmisión ideológica, desarrollar una narración de los orígenes (volviendo a la pureza del pasado islámico temprano), la destrucción de ídolos de otras religiones y culturas o la financiación a través del comercio ilegal de arte y antigüedades.

El apoyo hacia el grupo terrorista es negativo, en cambio, si se destruyen sitios culturales islámicos, si se agravan las tensiones entre chiítas y sunitas, se debilita el nacionalismo/patriotismo para promover la cultura islámica…Al final, la estrategia mediática de ISIS tiene como objetivo ampliar su red de apoyo y crear antipatía hacia occidente para legitimar un nuevo califato islámico.

Si se destruyen sitios culturales islámicos, el apoyo hacia el grupo terrorista pasa a ser negativo

 

Loading...

¡Compartir es demostrar interés!

Leave a Comment