Trump tuvo un ataque de ira en el último viaje a Europa porque Melania sintonizaba la CNN en el avión

Que Melania Trump disfruta de dependencias independientes –menudo juego de palabras tan trumpiano– o que no comparte cama con Donald, su marido, eso ya era conocido. Ahora se ha descubierto que tampoco sintonizan el mismo canal de televisión, con lo que eso supone de crisis de Estado.

El grito de Free Melania, que ha quedado más que en ridículo por su silencio o complicidad con el maltrato a los inmigrantes, niños incluidos, el ciberacoso o el desprecio a las mujeres que manifiesta el presidente, todavía conserva su vigencia si se trata de sentarse a disfrutar de la pantalla amiga.

La Casa Blanca –el ala Este– aseguró que Melania tiene el mando a distancia y lo maneja a su gusto y ganas. Libremente.

Así respondió la oficina de la primera dama a una información que publicó The New York Times este pasado miércoles a partir de la obtención de correspondencia electrónica entre dos cargos internos. En el reciente viaje que el matrimonio realizó a Bruselas, Londres y Helsinki, a Donald Trump le entró un ataque de ira. En pleno vuelo en el Air Force One, arremetió contra su equipo de asesores porque había pillado a Melania viendo… la ¡CNN!

Semejante agravio resultó insoportable para el jefe de la familia, que vive encerrado en su burbuja de la Fox, su cadena amiga, la suya, donde todo es maravilloso, superlativamente maravilloso, y Trump es el presidente más guapo, seductor, inteligente y mejor peinado que se cuenta en la historia del país.

Vade retro, Satanás. En la CNN, como en los otros fake news –medios de noticias falsas que luego se comprueban ciertas en su mayoría–, Melania puede descubrir un territorio en el que su marido miente más que habla o que, por ejemplo, negoció pagar a una actriz porno (Stormy Daniels) o a una enamoradiza chica Playboy (Karen McDougal), para acallar los supuestos idilios con ellas mientras la esposa se hallaba en Nueva York al cuidado de su hijo recién nacido. Tampoco le debe sorprender tanto porque nadie mejor que ella sabe cómo conquistó al amo del universo.

Ver también:  ¿China en problemas? Trump ordena la imposición de aranceles por valor de 200.000 millones

“Señor presidente, ¿le ha traicionado Michael Cohen? ¿Teme lo que diga a los fiscales? ¿Le preocupa que haya más grabaciones?”. Estas cuestiones las formuló Kaitlan Collins, una de las corresponsales de la CNN en la Casa Blanca, en los minutos previos a la reunión de Trump con Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, en la Sala Oval.

No obtuvo más respuesta que el desprecio del vicedirector de comunicación (Bill Shine) y de la portavoz (Sarah Huckabee Sanders). Afearon su conducta por considerar que las preguntas eran inapropiadas. En consecuencia, vetaron que luego asistiera en la rosaleda al acto conjunto de Trump y Juncker.

La que se armó.

“Gritó las preguntas y se negó a salir a pesar de que se le pidió reiteradamente… Apoyamos la libertad de prensa y pedimos que todos sean respetuosos con el presidente y sus invitados”, rezó el comunicado de la portavoz. Esta especie de explicación, que confirmó la conducta dictatorial, no hizo más que echar más leña al fuego.

Surgió la solidaridad entre el cuerpo de corresponsales, incluidos los de la Fox, porque nadie vio en ese comunicado el respeto a los medios que se proclamó. De aplicarse el criterio expresado en ese texto, a todos los integrantes del pool de prensa deberían prohibirles el acceso porque la norma es plantear cuestiones, cosa que forma parte de la esencia, del meollo de su trabajo.

Melania pudo seguir este caos en cualquier emisora. Estuvo en todas durante la tarde-noche del miércoles. Como replicó Stephanie Grisham, directora de comunicación del ala Este, cuando hay miles de niños que no pueden ir a la escuela por sufrir acoso “parece una estupidez preocuparse por el canal que ella mira, cualquiera que ella quiera, o si escucha algunas grabaciones en las noticias”. Esa es su liberación.

Cortesía: La Vanguardia

Loading...

¡Compartir es demostrar interés!

Leave a Comment