Trump firma una orden para no separar a los niños de sus familias en la frontera

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó este miércoles una orden ejecutiva para detener la separación de los niños inmigrantes de sus padres y madres cuando éstos son detenidos en la frontera sur del país, una política que ha generado numerosas críticas en el país y todo el mundo.

Una fuente de la Casa Blanca confirmó que Trump rubricó un documento que permitirá que los niños que cruzan la frontera con México junto a sus padres indocumentados se queden con ellos en centros de detención de inmigrantes durante un plazo de tiempo dilatado.

Donald Trump

No nos gusta ver a las familias separadas”

“No nos gusta ver a las familias separadas. Al mismo tiempo, no nos gusta que la gente entre ilegalmente en nuestro país. Esto resuelve el problema”, dijo Trump en declaraciones a los periodistas en el Despacho Oval. “No me gustaba ver a las familias separadas ni los sentimientos que eso provoca”, aseguró el mandatario, quien añadió que la firma del decreto conllevará que haya “mucha gente feliz” en el país.

Sin embargo, el Gobierno de Trump planea mantener la política de “tolerancia cero” contra la inmigración que provocó la separación de las familias. “Mantendremos una frontera poderosa y seguirá habiendo tolerancia cero. Hay tolerancia cero para los que entran ilegalmente”, dijo.

Esa política, inaugurada en abril, obliga a presentar cargos criminales contra cualquier adulto que cruza irregularmente la frontera con México, lo que hasta ahora provocaba que se le separara de los niños con los que viajara, que pasaban a la custodia del Gobierno federal.

A partir de ahora, los padres serán llevados junto a sus hijos a centros de detención de inmigrantes, lo que probablemente generará demandas contra la Casa Blanca porque contraviene un acuerdo al que el Gobierno estadounidense se comprometió en 1997.

Ese acuerdo, conocido como “Flores”, establece que los menores detenidos en la frontera solo pueden ser privados de libertad durante un máximo de 20 días. El Gobierno del expresidente Barack Obama (2009-2017) incumplió ese acuerdo cuando se produjo en 2014 una llegada masiva de menores procedentes de Centroamérica.

En ese contexto, en 2016, un juez federal falló contra las políticas que había puesto en práctica el Ejecutivo de Obama y estableció que el límite de 20 días de detención también debía aplicarse a los niños que viajaban acompañados de sus padres, es decir, a familias con menores.

Trump está considerando una orden que permitiría que los niños se queden con sus padres en centros de detención

Ver también:  ¿China en problemas? Trump ordena la imposición de aranceles por valor de 200.000 millones

Al menos 2.342 niños inmigrantes han sido separados de sus padres entre el 5 de mayo y el 9 de junio, según datos oficiales. Las separaciones de familias en la frontera son consecuencia de la política de “tolerancia cero” que puso en marcha en abril el Gobierno de Trump, y que lleva a presentar cargos criminales contra cualquier adulto que cruza irregularmente la frontera con México, que es separado entonces de los niños con los que viaja.

Trump, quien ha adoptado una posición firme sobre la inmigración como pieza central de su presidencia, ha intentado vincular el fin de las separaciones familiares con la aprobación de un proyecto de ley más amplio sobre inmigración que incluiría fondos para su muro fronterizo con México, que tanto tiempo buscaba. Además, en los últimos días, el presidente republicano había insistido en que tenía las manos atadas por la ley en el tema de las separaciones familiares y culpaba a los demócratas de ello, aunque fue su administración la que implementó la política de adhesión estricta a la ley de inmigración.

El Congreso de los EE.UU. controlado por los republicanos también está considerando aprobar dos leyes para afrontar el tema. La Cámara de Representantes planea votar el jueves sobre dos proyectos de ley diseñados para detener la práctica de separar a las familias y abordar otros asuntos de inmigración.

Pero los republicanos dijeron que no estaban seguros si alguna de las medidas tendría suficiente apoyo para ser aprobada. Trump le dijo a los republicanos de la Cámara el martes por la noche que apoyaría cualquiera de los proyectos de ley de inmigración que se están considerando, pero no dio ninguna preferencia.

Los compañeros republicanos en el Congreso del presidente Donald Trump han estado trabajando estos días para elaborar nuevas leyes sobre inmigración, porque tanto los videos que muestran a menores encerrados en jaulas como un audio de niños llorando han provocado la ira dentro del país de grupos que van desde clérigos hasta influyentes líderes empresariales, así como condenas desde el extranjero. El Papa Francisco condenó el miércoles la política de Trump y la tildó de “inmoral” y “contraria a nuestros valores católicos”, mientras que la primera ministra británica, Theresa May, la calificó de “profundamente inquietante” e “incorrecta”.

Una encuesta de opinión nacional de Reuters / Ipsos publicada el martes mostró que menos de uno de cada tres adultos estadounidenses apoya la política.

Loading...

¡Compartir es demostrar interés!

Leave a Comment