Trump no descarta viajar a Jerusalem para la inauguración de la embajada de EE.UU.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dicho este lunes que no descarta viajar a la ciudad donde está prevista para el mayo la apertura de la nueva sede de la delegación estadounidense en Israel, en un acto que reivindica la capitalidad de la ciudad disputada entre israelíes y palestinos. “Estamos pensando en que vaya. Si puedo, iré”, dijo Trump al recibir en la Casa Blanca al primer ministro de Israel, Beniamín Netanyahu.

Trump no aclaró si viajaría a Jerusalem en mayo o más adelante, dado que la intención de Washington es inaugurar en esa fecha solamente una pequeña delegación de la misión diplomática, compuesta por el propio embajador y unos pocos asesores, mientras se construye una embajada definitiva.

Además, Trump expresó optimismo respecto al futuro de sus esfuerzos de paz entre israelíes y palestinos, a pesar de que su decisión de trasladar a Jerusalem la embajada estadounidense en Israel provocó que Palestina descartara al presidente de EE.UU. como mediador en ese proceso. “Creo que los palestinos quieren volver a la mesa negociadora, lo quieren mucho. Si no lo hacen, no tenemos paz, y eso también es una posibilidad”, dijo Trump. ”Tenemos una oportunidad” de conseguir la paz, garantizó.

Netanyahu, por su parte, agradeció de nuevo el “histórico” reconocimiento de Jerusalem como capital de Israel y comparó su relevancia con, entre otras cosas, la Declaración de Balfour de 1917, en la que el entonces secretario de Exteriores británico prometió a los judíos una patria en Oriente Medio. ”Esto es algo que nuestro pueblo recordará durante años y años”, afirmó.

Ver también:  VIDEO: Hamás publica imágenes del ataque contra un autobús israelí

El primer ministro israelí también subrayó la preocupación mutua sobre las actividades en la región de Irán, y dijo que “hay que detener” a ese país.

Trump y Netanyahu destacaron hoy la buena salud de su alianza y su cooperación contra Irán, en una reunión a la que el veterano político israelí acudió acechado por varios escándalos de corrupción que amenazan su cargo.

La Casa Blanca, que suele organizar conferencias de prensa cuando Trump recibe visitas de aliados importantes, se limitó esta vez a programar, a última hora, una breve interacción con periodistas en el Despacho Oval, en un aparente intento de esquivar las preguntas sobre las acusaciones de corrupción contra Netanyahu.

La estrategia tuvo éxito, y ambos líderes pudieron centrarse en proyectar unidad respecto a la reciente decisión de Trump de reconocer a Jerusalem como capital de Israel y trasladar allí la embajada estadounidense, que actualmente están en Tel Aviv.

”Nuestra relación nunca ha sido mejor”, aseguró Trump, sentado junto a un sonriente Netanyahu.

La intención de Washington es inaugurar el 14 de mayo, el día del aniversario de la creación del Estado de Israel, una pequeña delegación de la misión diplomática, compuesta por el propio embajador y cuatro o cinco asesores más, mientras se construye una sede definitiva.

El presidente estadounidense indicó que la semana pasada le presentaron un plan para invertir 1.000 millones de dólares en esa embajada, pero él pidió rebajar esa factura a “250.000 dólares”, al menos de forma “temporal”.

Loading...

¡Compartir es demostrar interés!

Leave a Comment